Últimas noticias de Honoralia

ESTAMOS EN
Reputación Online

Algunos errores que pueden perjudicar la reputación online de tu negocio

Crear una buena reputación requiere tiempo, a veces incluso años, pero la realidad es que es muy fácil destruirla. 

Por ello, es muy importante no solo trabajarla constantemente, sino también analizar siempre el estado y la evolución de nuestra reputación, para poder controlar y prevenir posibles errores.  

A continuación, comentamos algunos de los errores que, a pesar de parecer pequeños, son sumamente comunes y pueden dar lugar a un empeoramiento de la reputación online de un negocio. 

Utilizar mensajes confusos en nuestra web 

Cada negocio es un mundo, al igual que su clientela. Actualmente, muchos negocios acuden a las técnicas de escritura persuasiva, que es aquella escritura enfocada a conseguir una actuación determinada por parte del cliente. 

Dichas técnicas resultan muy útiles pero, usarlas de forma generalizada y sin adaptarlas a nuestro público, pueden llegar a perjudicar la reputación del negocio. 

En este sentido, no solo los posibles clientes se confundirán, sino que la persuasión que persigue esta técnica no tendrá resultado alguno o, incluso, un resultado contrario. 

Por ello, es conveniente conocer a nuestro público para poder adaptar el mensaje que queremos transmitir y conseguir captar la atención, centrándonos en aquellos aspectos que realmente van a interesar a nuestros clientes, dependiendo del ámbito o el sector en el que nos encontremos. 

Tenemos que tener en cuenta que no es lo mismo dirigirnos a clientes que desean comprar electrodomésticos que a aquellos que desean alquilar casas rurales. 

No ser honesto con tus futuros clientes 

A pesar de querer más ventas, no debemos enfocarnos en conseguirlo por cualquier medio. Debemos ser honestos con nuestros futuros clientes y no utilizar expresiones o manifestaciones que puedan resultar engañosas. 

Es evidente que debemos destacar aquellos aspectos o logros positivos de nuestro negocio, pero también hay que hacerlo de una forma correcta y sin dar lugar a un posible engaño. 

Por ejemplo, imaginemos un abogado que no está especializado en ninguna rama del derecho pero que, por suerte, ha dedicado varios años a trabajar en divorcios. En caso de querer promocionar este aspecto, siempre resultará más acertado decir que cuenta con una amplia experiencia en divorcios que decir que está especializado en divorcios. 

Este tipo de manifestaciones generan una expectativa en nuestros futuros y presentes clientes, expectativas que cuando se ven frustradas generan un sentimiento de engaño o fraude.  

Por tanto, siempre es más aconsejable ser honesto, pero echándole un poco de imaginación para destacar sobre los demás y atraer a los clientes. 

No dedicarle tiempo a tu identidad visual 

Nuestra página web es el escaparate de nuestro negocio mientras que la red son las calles y avenidas. Por ello, es muy importante cuidar nuestra identidad visual.  

Debemos partir de la expresión de que, desde un producto hasta una persona, “entra primero por los ojos”. Por tanto, si cuidamos tanto nuestra apariencia personal, ¿cómo no cuidar la de nuestro negocio? 

Por ello, y a pesar de lo que mucha gente piensa, hay que invertir en diseño web y rediseño, en su caso. Puesto que no hacerlo puede generar una imagen de nuestro negocio errónea de cara a los clientes. 

Además, puede situarnos en las últimas posiciones con respecto a aquellos competidores que sí que optan por invertir y trabajar en su identidad visual.  

Ignorar las críticas 

Las críticas negativas no son plato de buen gusto, pero no debemos olvidar que, en la red, toda empresa o negocio se expone a la posibilidad de recibir comentarios y críticas. 

Ahora bien, ante este tipo de situaciones, lo mejor es responder de forma respetuosa y, además, ofreciendo posibles soluciones. Esta actitud genera en los clientes una sensación de seguridad y fiabilidad, puesto que entienden que, aunque salga algo mal, no les vas a dejar en la estacada, sino que vas a intentar ayudarles en lo que puedas. 

Por el contrario, si dichas críticas son ignoradas o respondidas con una actitud defensiva o agresiva, puede dar la sensación de una falta de interés por tu parte o, incluso, una imagen de prepotencia. 

Por lo tanto, mantener una buena reputación online no es difícil, siempre y cuando invirtamos un poco de tiempo en nuestro negocio, porque una simple y pequeña acción puede evitarnos un gran daño. 

Author

honoralia

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.